Los 6 mejores pasos para (ahora sí) alcanzar las metas de año nuevo

Publique un libro que marque la diferencia

Los 6 mejores pasos para (ahora sí) alcanzar las metas de año nuevo

“Un viaje de mil millas comienza con un solo paso”
Lao Tzu

¡Por fin el año nuevo ha llegado! Han pasado las fiestas, las reuniones con la familia y los amigos, y los brindis por que este 2019 nos traiga mucho éxito y abundancia.

Todos deseamos lo mejor para nuestros seres queridos y también para nosotros, pero no siempre sabemos cómo hacer que esos buenos deseos se cumplan. Es muy común que con el paso de los meses, esos propósitos que con tanto entusiasmo nos pusimos en enero se vayan diluyendo. Pues bien, hoy vamos a compartir unos sencillos pasos para, ahora sí o sí, tener los resultados que queremos. ¿Comenzamos?

  • Define lo mejor posible qué quieres lograr. Muchas veces nuestros objetivos no se cumplen porque tenemos una idea muy general de lo que deseamos. Por eso es importante que tomemos papel y lápiz, ¿y por qué no? una buena taza de café, y dediquemos unos minutos a pensar con detalle esa meta tan anhelada. Por ejemplo, si quieres escribir un libro: define la temática específica, los capítulos que lo integrarán, el número aproximado de páginas, ¿quiénes pueden ayudarte con las gráficas y los esquemas?, ¿qué sistema de citación se va a usar: APA, Harvard, Chicago? ¿Se trata de una compilación? Bien, anota quiénes de tus colegas se animarían a escribir una sección, quién el prólogo, quién el texto de la contraportada.
  • Haz un plan. Ya sé: a veces nos parece que la tarea que vamos a emprender es titánica y de solo pensarlo comienza el desánimo. No te preocupes. Puedes dividir esa enorme tarea en acciones pequeñas, pero significativas que harán la diferencia con el tiempo. Podrías hacer un mapa mental que te ayude a tener en cuenta las acciones y pendientes por realizar. Siguiendo el ejemplo de escribir un libro, puedes dedicar un día a contactar a los colegas que podrían colaborar en la compilación, otro día a buscar qué institución o fuente de recursos podrían financiarlo, otro a definir el número de páginas que debe llevar cada sección, uno más a definir cuál es el plazo para terminar los capítulos, alguno más para definir la bibliografía que vas a requerir, etcétera. Para tu planificación, puedes definir cuánto tiempo vas a dedicar a cada tarea pequeña todos los días. Recuerda que la constancia es el secreto de quienes tienen éxito. Usar herramientas como Google Calendar son de gran apoyo, así puedes visualizar a qué hora te conviene más dedicarle unos minutos a tu objetivo.

Definir qué es importante y qué no lo es
  • Define cuáles son tus límites. A veces decimos que sí a todo lo que se nos propone y acabamos cansadísimos porque es más de lo que podemos hacer. La idea aquí es reflexionar qué y cuánto de lo que realizamos a diario nos acerca a nuestro objetivo. No se trata de hacer absolutamente todo, eso solo causa agotamiento físico y mental. Definir qué es importante y qué no lo es, nos ayuda a conservar el foco de lo que sí queremos. No gastes energía en asuntos que pueden esperar y que no pasa nada si los pospones.
  • Anota y revisa cómo va tu plan de acción. ¿Qué actividades has llevado a cabo?, ¿qué te falta por conseguir?, ¿necesitas hacer cambios? Perfecto, toma en cuenta esto y modifica tu plan si la estrategia que te has planteado no está funcionando del todo. Se vale. Es importante ser flexibles y solucionar los problemas que vayan surgiendo en el camino. Tener un plan B o C o D disminuye la preocupación y brinda salidas creativas. Si es necesario cambia los plazos pero no la meta.
  • Descansa y dedica tiempo a ti mismo. Lo sé, es difícil tomar un respiro cuando nos espera un cerro de pendientes en el escritorio y tenemos un tiempo límite para entregar todo. Sin embargo, tomar una siesta, salir a caminar, ver una película divertida o leer una novela ayudan a que la mente se libere de la ansiedad y el estrés. Una vez descansados, aunque sea por un tiempo breve, se nos ocurrirán mejores ideas y perspectivas.
  • Practica la disciplina y… cree en ti. Sin perseverancia no hay éxito. Es sabido que tener disciplina no es nada sencillo, pero si quieres, de corazón, alcanzar tus metas, es indispensable que la incorpores a tu vida poco a poco. ¿Qué tal si dedicas únicamente quince minutos al día para hacer lo que tienes que hacer para conseguir tu propósito? Después serán veinte minutos o media hora, y así hasta que comiences a ver los resultados. Es esencial tener mucha fuerza de voluntad y salir de nuestra zona de confort para lograrlo. Y naturalmente, cree en ti. En tus capacidades, en tu talento, en saber que si otros han conseguido metas que parecían inalcanzables, tú también puedes hacerlo.

Al poner en práctica estos seis pasos, el camino que tienes por recorrer se hará más sencillo. Es cuestión de decidirse y poner manos a la obra.

Y ahora sí, ¡2019, aquí vamos!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: